CONSEJOS PARA ADQUIRIR EL HÁBITO DE LEER

  • jueves, junio 29, 2017
  • By Ricardo J. Román
  • 0 Comments


La lectura es un hábito que debe ser educado y practicado por todos desde pequeños. Pero si ya no eres niño, no pasa nada, lo importante es el interés de iniciarte en la lectura y aquí te daré unos consejos prácticos para lograrlo.

Este video intentará mostrarte algunas prácticas útiles para comenzar a leer. Si eres una persona que cuando lee se duerme o le resulta pesado un libro en particular, estos tips pueden ayudarte a conseguir el hábito de la lectura que tú deseas.



1. CONSIGUE UN LIBRO DE TU INTERÉS

Si no tienes ningún libro en casa, sal corriendo a una librería cercana, ubícate en el estante de libros que más te llame la atención y consulta cuidadosamente los libros que están presentes. Muchas veces los libros escogen a sus lectores, parafraseando al escritor argentino, Jorge Luis Borges. No consumas un libro pensando en las opiniones de otros (que también es válido), pero para una primera lectura es preferible que sea tu misma intuición e interés el responsable de esa decisión.

Si ya tienes un libro en casa, mucho mejor. Aunque te recomiendo siempre ir a una librería, porque si tienes una biblioteca en casa y durante mucho tiempo no has encontrado el interés por ninguno de esos libros, no creo que ahora lo tengas por el simple hecho de querer leer. 

Consigue un libro que realmente te guste. Acaricia su portada. Lee la solapa. Consulta la biografía de ese autor. ¿Sientes química? Mi pasión por leer a Stephen King, por ejemplo, fue a simple vista. Bastó con saber que era el autor de muchas de las películas que me encantaban cuando niño. Trata de indagar en eso y ponerlo en práctica.

Una vez tengas el libro en tus manos y hayas tomado la decisión de sacar de tu bolsillo el dinero y ponerlo en el bolsillo de ese escritor, relájate. Ya comenzó la aventura.

2. ESCOGE UN BUEN LUGAR PARA LEER

Esto parece un cliché. De hecho, esto es algo que yo no suelo hacer porque mi nivel de lectura es distinta (aunque de eso hablaremos después). Lo que te propongo es un lugar en el que te sientas cómodo. Sin distracciones. Olvídate de la habitación. Olvídate de la tele, el computador y el teléfono móvil. ¡Las redes sociales! Relájate. El hecho que quieras leer unos minutos en silencio, compartir un instante contigo mismo, no supondrá el fin del mundo. Ese programa de televisión o mensaje de teléfono puede esperar.

Recuerda que leer es un hábito, una disciplina, una práctica que debe tomarse en serio, lo que supone una parte de concentración. Aléjate de los sitios ruidosos. El silencio no lastima. Y si en casa hacen mucho ruido, siempre habrá plazas, cafés o lugares al aire libre donde sentarte a leer. Si nada de esos lugares te procura el silencio o la paz necesaria, márchate a una biblioteca. Las bibliotecas y los cementerios son los lugares más silenciosos que existen. Y entre un lugar y otro, no sé tú, yo prefiero una biblioteca.

¡Ah, una cosa más! Intenta que ese lugar que escogiste se convierta en tu santuario, tu rincón predilecto. Intenta leer en ese mismo lugar, a la misma hora, por lo menos durante unas semanas. Todos los días.

3. EL TIEMPO DE DEDICACIÓN

No existe un manual para esto. De hecho, hablarte ahora mismo de estos tips supone un hecho difícil porque no hay reglas establecidas. Lo cual me parece muchísimo mejor, porque las reglas las pones tú. Tú eres quien administra el espacio y tiempo. Incluso decides con quién pasarás esos minutos a solas. Cada autor tiene algo que decirte. Hace una semana tuve un encuentro con 

De cualquier modo, te diré que comiences ocupando un total de 20 minutos por sesión de lectura al día. Si un libro te cuesta mucho, tranquilo. Olvídate del tiempo y lee detenidamente un par de hojas. O un capítulo completo de una novela. Esto último no lo recomiendo, porque hay capítulos de una página o de cincuenta. De cualquier modo, si son pocas hojas no funciona, si son muchas puedes cansarte cuando no estás formado en la práctica lectora. Comienza con 20 minutos, hazme caso; en unas semanas te darás cuenta que leerás mucho más sin darte cuenta.

Con estos tres simples pasos o tips, conseguirás el anhelado hábito de la lectura. Esto te permitirá mantener un ritmo constante de lectura y a medida que van transcurriendo los días verás que todo tu mundo comenzará a cambiar.

La lectura enriquecerá tu vocabulario, tu manera de ver la vida, resolver problemas de la vida de una manera mucho más sencilla. 

De pronto la lectura no te dará para comprar pan, viajar por el mundo o cualquier cosa que se te ocurra; pero tendrás un compañero de viaje inolvidable, un amigo en el que depositar tu soledad, un grupo de personas (autores) que te hablan por telepatía a través de sus obras y te muestran otros mundos infinitos 

De verdad anímate a leer y conseguirás abrir tu mente de una manera en la que no todos podrán hacerlo en sus vidas. 

You Might Also Like

0 comentarios