RESEÑA: MISERY DE STEPHEN KING

  • lunes, junio 19, 2017
  • By Ricardo J. Román
  • 0 Comments


Hablar de Misery, cuando se ha dicho tanto de esta maravillosa novela, podría caer en redundancias fastidiosas, por lo que no voy andarme por las ramas.

Misery es una novela escrita por Stephen King, publicada en el año 1987 en papel, y adaptada al cine por el director Rob Reiner en el año 1990. Se trata de un escritor que tiene un accidente automovilístico y es “rescatado” por una psicópata que se hace llamar su seguidora número uno.

Una antigua enfermera, Annie Wilkes, con un oscuro y perturbador pasado hará que Paul Sheldon, el escritor, tenga la más lenta y desastrosa recuperación, con la finalidad de que escriba para ella una nueva historia de su aclamada serie de Misery, con la que Sheldon ganó popularidad en su oficio.

A lo largo de la novela, el escritor, entre sus intentos de fuga, cuando el dolor físico y la ausencia de Annie se lo permiten, va desnudando la historia oculta y secreta de esta retorcida samaritana hasta el punto de convencerse a sí mismo que la única manera de escapar con vida será por sus propios medios, ya que nadie vendrá en su rescate.

Esta novela es demencial y macabra. La figura de Annie Wilkes, sin duda, es lo más inquietante y demoníaco que puede llegar alguien a imaginarse. A medida que leía la novela (nada que ver con su adaptación cinematográfica), me producía profundos escalofríos de sólo imaginar estar atrapado en una casa con un monstruo como ese.

Quienes estudian y leen con detenimiento las novelas de Stephen King pueden estar seguros de haber visto una cantidad de monstruos y demonios aberrantes. Sí, claro. Pennywise es uno de ellos. Los Lagolieros. Los Tommyknockers. Vampiros, fantasmas, hombres-lobo, entre muchos. Pero los que producen más miedo, son esos de carne y hueso, los psicóticos y dementes, como Jack Torrence (El Resplandor), Vera Donovan (Dolores Claiborne) o Annie Wilkes (Misery). Y eso sucede porque son personas comunes, con una historia y una vida terrible, con la que puedes llegar a empatizar de manera afectiva como el caso de Dolores Claiborne, que, en lugar de tacharla de asesina por haber cometido un homicidio, nos colocamos de su parte tras saber lo que se escondía detrás de su escabroso acto.

Sin embargo, ante la presencia de Annie Wilkes, no hay manera de empatizar, sino más bien de querer huir. Su presencia resulta asfixiante. Sabemos que un demente puede ocasionar mucho sufrimiento, pero en la magistral representación que nos hace Stephen King de este demonio supera las expectativas. Annie deja de ser por momentos una mujer de carne y hueso para ser la representación cruda y descarnada de la maldad.

Para concluir con mi comentario del libro, terrores aparte, me gustó la manera en que Stephen King aborda el tema de la escritura. En el año 2000, el escritor de Maine publicó un libro titulado Mientras escribo, en el que expresa todos sus conocimientos sobre el arte de narrar y lo que él considera son las herramientas que todo escritor debe tener en cuenta antes de iniciarse en la tarea creativa. No obstante, creo que ya King se había adelantado, una década antes, en enseñar esta noble tarea de la escritura, porque muchas de las cosas que se hablan en la historia de Misery pueden ser consejos prácticos para cualquier escritor. Y créanme cuando les digo que los apunté muy bien, porque algún día espero dedicarme a la escritura.

Así nomás, los invito a leer de esta historia, porque no se van a arrepentir. Traten, si vieron la película, de olvidarse de ella mientras la leen, aunque es harto difícil no imaginarse la excelente interpretación de Kathy Bates. ¡De hecho es imposible! Pero eso deja entrever dos cosas: la historia es magnífica y la película también.

¡Hasta pronto!


No olvides ver mi reseña de esta novela a través de mi canal en YouTube. Tampoco olvides suscribirte a mi blog y mi canal para estar al tanto de todas las novedades que voy haciendo día a día. También puedes seguirme en las redes sociales: Twitter, Tumblr, Facebook e Instagram.

You Might Also Like

0 comentarios